Noticias

Lanzan libro “Un Buen Comienzo para los niños de Chile”

Las estrategias aplicadas por el programa para educación inicial Un Buen Comienzo de Fundación Educacional Oportunidad, han tenido impactos positivos en los equipos de sala y por ende, en los niños de prekínder y kínder de establecimientos municipales chilenos. Es la principal conclusión a la que llega la investigación plasmada en el libro “Un Buen Comienzo para los niños de Chile”.

El documento fue presentado este mes por la Fundación Educacional Oportunidad, junto con la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales y el CENTRE-UC de la Universidad Católica y describe la historia, resultados, lecciones y perspectivas del programa Un Buen Comienzo (UBC) de Fundación. Se trata de un registro único en Chile, ya que existen pocos programas de educación inicial que demuestren impactos positivos en ámbitos esenciales del desarrollo de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad.

“Lo que realiza la Fundación y el programa un Buen Comienzo va en la línea de lo que el gobierno desea realizar, programas de calidad basadas en estudios que los avalen. Estos resultados dan el sustento para implementar este programa en la educación pública”, señaló en el lanzamiento María Angélica Balmaceda, Jefa de la División de Políticas Educativas de la Subsecretaría de Educación Parvularia.

Son 10 años de registro y rigurosas evaluaciones, realizadas por el Centre-UC y el Centro de Políticas Comparadas en Educación (CPCE) de la Universidad Diego Portales a educadoras y niños de prekínder y kínder en 153 de escuelas municipales de la región de O´Higgins que han participado del programa de desarrollo profesional docente y directivo Un Buen Comienzo (UBC) de Fundación Educacional Oportunidad.

Ernesto Treviño, director del CENTRE-UC de la Universidad Católica y líder de la investigación que se plasmó en el libro “Un Buen Comienzo para los Niños de Chile”, calificó este estudio como “un registro único en Chile, ya que existen pocos programas de educación inicial que demuestren impactos positivos en ámbitos esenciales del desarrollo de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad”,

Los positivos resultados del programa Un Buen Comienzo, permitieron que los niños consiguieran mayores niveles de desarrollo de lenguaje aumentando su vocabulario, reconocimiento de letras y palabras, escritura emergente y comprensión de textos. Estas mejoras se reflejan que al finalizar kínder los niños que recibieron las estrategias de UBC lograron un desarrollo del lenguaje un año más avanzado que sus pares que no participaron de la iniciativa.

Además, los niños lograron mayores niveles de concentración y organización para desarrollar actividades. Desarrollaron mejores habilidades para socializar con sus compañeros, trabajar cooperativamente, apoyar a quienes tienen problemas y entablar relaciones de amistad.

 “Hace 10 años comenzamos a probar un modelo de desarrollo profesional docente y directivo en la búsqueda de mejoras en las prácticas pedagógicas y de liderazgo y por ende, en los aprendizajes de los niños. Hoy, luego de mucho aprendizaje y ajustes a la propuesta, tenemos un modelo sólido, que ha mostrado impacto y va más allá del aula, involucrando a todos los actores del sistema”, señaló Marcela Marzolo, directora ejecutiva de Fundación Educacional Oportunidad.

El programa Un Buen Comienzo fue diseñado en conjunto por representantes de la sociedad civil y académicos de la Universidad de Harvard el año 2006, para aportar a la educación inicial municipal chilena y ha sido evaluado desde sus inicios por el Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales, sumándose posteriormente el CIAE de la Universidad de Chile y el Centro UC para la Transformación Educativa, de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

Sistema de medición

 

Para realizar este estudio se utilizó CLASS (Classroom Assessment Scoring System), un instrumento de observación internacional desarrollado por la Universidad de Virginia en Estados Unidos para medir la efectividad de las interacciones profesor-alumno - que de acuerdo a los estudios-  es la principal responsable del aprendizaje de los niños. El CLASS mide tres principales áreas: apoyo emocional, organización del aula y apoyo pedagógico.

 

Volver a Noticias