Foro Danos tu opinion

Temas Populares
0
comentarios
Otros

En el mes del libro, invitamos a dos profesionales que trabajan constantemente con la literatura infantil, a reflexionar sobre el rol que cumple la misma en el desarrollo de nuestros niños y niñas. 

Muriel Palaveccino

El rol de la literatura infantil es ser el primer acercamiento de los niños y niñas al mundo letrado, y por lo tanto nos ayuda en el desarrollo de su lenguaje y la comprensión, amplia el vocabulario y les permite tener un goce por los libros.

Es importante que los niños y niñas tengan la oportunidad de ver y escuchar lecturas acorde a su edad y de forma sistemática, ya que esto les permitirá en un futuro ser unos buenos lectores y productores de textos. En ese sentido, la literatura infantil dentro del aula cumple también un rol utilitario, pues es la herramienta que nos permite trabajar estas habilidades de comprensión básicas en los niños, pero a partir de un contexto para ellos significativo como es un cuento. 

Muriel es Educadora de Párvulos, actualmente trabaja en el Liceo Capitán Ávalos y participa del proyecto UBC desde 2014. 

 

Carolina Ojeda

El desarrollo integral de los niños y niñas depende de varios factores asociados al entorno, a la estimulación, a la alimentación. Sin embargo, para mí, el factor preponderante en el desarrollo de todo niño es la vinculación afectiva que debe generarse entre el niño, su entorno cercano y los libros. La combinación de estos tres elementos da resultados insospechados y duraderos en el desarrollo de los niños.

Por un lado, la vinculación que todo niño debiera generar con los libros y la lectura desde que nace (o, mejor aún, desde antes de nacer), le va a dar herramientas que no se obtienen de otra manera. La literatura,  concebida como palabras e imágenes (donde pueden estar ambas o solo una), constituyen los cimientos del desarrollo emocional, social y cognitivo de los niños, gracias a las estructuras lingüísticas, semánticas y visuales –pertenecientes solo a la ficción y a lenguaje literario- que, como una red invisible, van incidiendo en la construcción que el niño va haciendo de su realidad.

En la primera infancia, la relación entre los niños y los libros generalmente estará mediada. En este sentido, la vinculación afectiva entre el niño, el libro y el adulto se generará a través de la lectura en voz alta. Ese rito, único y virtuoso, crea un lazo muy potente con la lectura, con el lenguaje –y también con ese adulto significativo- que, difícilmente, se romperá. 

Que los niños tengan libros a sus alcance, que los hojeen, los chupen, los toquen. Así, la lectura quedará para siempre.

Carolina es Profesora de educación media en lenguaje y comunicación UC, y Licenciada en Educación y en Letras con mención en lingüística y literatura hispánicas, UC. Además, cuenta con un Máster en Literatura Infantil, de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Danos tu Opinión