Noticias

Significativo impacto en desarrollo de lenguaje de preescolares muestra proyecto Un Buen Comienzo

Un nuevo estudio de Fundación Educacional Oportunidad evaluó el impacto de su proyecto “Un Buen Comienzo” (UBC) entre los años 2014 y 2015, en niños y niñas de educación inicial de 23 escuelas de la provincia de Cachapoal, región de O’Higgins. Basados en procesos de mejora continua, los resultados del estudio externo, a cargodel equipo de investigadores del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales (CPCE UDP), encabezado hasta el 2015 por el académico Ernesto Treviño, muestran un impacto positivo en ámbitos de desarrollo del lenguaje, desarrollo socioemocional y practicas docentes.

El ahora investigador de la Universidad Católica, Ernesto Treviño, explicó que una de las áreas que presenta mejor evaluación es la calidad de las interacciones en el aula, la cual se mide a través del instrumento CLASS creado por  la Universidad de Virginia y cuya escala va de 1 a 7. En el caso del proyecto UBC, la medición mostró que supera el umbral de calidad (3,25) con un resultado promedio de 3,8. “Esta es una puntuación muy alta, que no habíamos visto antes en Chile en proyectos de preescolar, básica ni media”, destacó el académico. 

En lo referido a las prácticas pedagógicas de los equipos educativos, se constató un incremento en el tiempo efectivo de enseñanza de lenguaje en sala, con un promedio diario de una hora (60 minutos) en el 80% de las aulas. Esta cifra es casi cinco veces superior en comparación con estudios anteriores, específicamente con el estudio experimental 2008-2011.

Asimismo, la medición del desarrollo del lenguaje, realizada a través del instrumento Woodcock-Muñoz, que mide habilidades de lenguaje, mostró que en cuanto a la comprensión de textos, los párvulos de Cachapoal evidenciaron un desarrollo equivalente a 6 años 11 meses, superior al promedio de pares internacionales  que es de 5 años y 7 meses. En la identificación de letras y palabras, los preescolares del proyecto presentaron una edad promedio de desarrollo de 6 años y 6 meses (versus: 5 años y 10 meses). Finalmente, en el caso de la escritura emergente, los niños UBC mostraron un avance correspondiente a 6 años y 5 meses, versus los 5 años y 3 meses en comparación a sus pares.

La presidenta del Directorio de Fundación Educacional Oportunidad, Mariana Aylwin, explicó que “Un Buen Comienzo” tiene como objetivo contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación inicial y, por tanto, “los resultados obtenidos en el estudio muestran que el trabajo que venimos realizando con diferentes escuelas de la región de O’Higgins y Metropolitana han generado un impacto concreto en esas comunidades escolares, y que sin duda esta metodología de trabajo puede ser aplicada en otras escuelas, con resultados igualmente favorables”.

Para Treviño, otra de las áreas con excelentes resultados en el proyecto es la disminución del ausentismo escolar crónico, el cual bajó desde un 65% a un 47% en comparación con el estudio experimental. Si bien la cifra sigue siendo alta, esta ha mostrado una tendencia decreciente.

Marcela Marzolo, directora ejecutiva de Fundación Educacional Oportunidad, señaló que la metodología de trabajo se ha basado en la mejora continua, lo que ha llevado a una maduración de la iniciativa. “Desde su puesta en marcha en 2011 hemos ido evaluando cómo ir ajustando la forma de trabajo, de manera de generar un proyecto sólido que pueda ir mejorando de manera constante e incorporando aprendizajes de manera sistemática. Para nosotros es fundamental realizar mediciones de nuestro trabajo. En estos 5 años hemos aprendido mucho, en especial porque el proyecto ha crecido a través del trabajo en terreno y en conjunto con los educadores, las comunidades escolares y el equipo de la fundación”.

Cabe destacar que la metodología de trabajo de UBC se enfoca en investigar, evaluar y adaptar metodologías que apoyen a las escuelas en la mejora de las prácticas pedagógicas de los equipos de sala, lo que se traduce en el aumento de los tiempos destinados al desarrollo de habilidades de lenguaje, en la mejora de calidad de las interacciones,  la creación de un clima positivo en la sala de clases, y también en la mejora de la asistencia y el involucramiento de los apoderados en la educación de sus hijos, todo acompañado por un trabajo intensivo con los equipos directivos de cada escuela. Los inicios del proyecto se remontan a 2007, con su implementación en escuelas de Peñalolén, y en el año 2011 se incorporó al trabajo de la fundación en la región de O’Higgins. 

Ver presentación resultados UBC 2014-2015

Volver a Noticias