Blog

El legado de los normalistas

Señor Director:

​El sábado 20 recién pasado se celebró el Día del Profesor Normalista. La profesionalización de la actividad educativa para Chile fue una visión del educador Domingo Faustino Sarmiento y contemplaba una completa formación tanto de competencias docentes como de las disciplinas a impartir. Esta integralidad los preparaba para educar y formar personas, no sólo para impartir conocimientos. Los profesores eran miembros destacados de la comunidad, y gozaban de gran valoración social. Ellos destacaron por su gran compromiso social y entrega.

Lamentablemente esto ha cambiado muchísimo, y la valoración del profesorado pasa por uno de los peores momentos de su historia. Pero a la vez, los movimientos sociales han puesto en el discurso, y abordado con gran intensidad a través de proyectos y leyes a mejorar las condiciones de los docentes. Esto debería lograr que la docencia se vuelva más atractiva para quienes poseen la vocación y las capacidades de desempeñarse en ella, y mediante esto, el profesorado debiese recobrar el aprecio de la sociedad.

Para ello se necesita rescatar el compromiso de los profesores normalistas, el amor por lo que hacen, la integralidad. Cuando vinieron los cambios en la educación cada vez más acelerados en el país, la capacidad de adaptación del sistema no fue suficiente para la demanda. Esa es la situación en la que nos encontramos hoy, y es por ello que es urgente que ​se regule mas la formación inicial de los docentes en cuanto a puntajes mínimos de ingreso a la carrera, mallas curriculares, condiciones de egreso, ​evaluación docente, sueldos, etc.

Los profesores deben volver a ser reconocidos como antes en su rol clave para la transformación y movilidad social. Si logramos mejorar la calidad de la educación desde una perspectiva integral tendremos ciudadanos con mayores oportunidades de desarrollo personal, social y profesional. Para que esto ocurra debemos mejorar las condiciones laborales y de formación de nuestros docentes.

Marcela Marzolo M.

Directora Ejecutiva, Fundación Educacional Oportunidad